Servicios

ESPECIALIDAD EN DEPRESIÓN

¿Te sientes triste muy a amenudo últimamente? Analizar las causas y utilizar las herramientas necesarias para volver a un estado de motivación e ilusión es la mejor manera de que superes este malestar.

Terapia depresión Valencia

¿QUÉ ES LA DEPRESIÓN?

La depresión es una enfermedad que implica mucho más que sentirse triste por algunos días. Se trata de un estado constante de apatía, sensación de vacío, cansancio o desesperanza. No hay dos personas que experimenten la depresión de la misma manera. Puede ser un problema difícil de afrontar, pero existen excelentes opciones de tratamiento disponibles. No tienes por qué pasar por la depresión solo.

A partir de los síntomas del paciente, el psicólogo sanitario (o el médico) hace un diagnóstico. Trata de descubrir desde cuándo tiene esos síntomas. El tratamiento depende de la gravedad de la depresión, pero la mejor opción es someterse a psicoterapia. Los medicamentos antidepresivos pueden ayudar al paciente a hacer frente al día a día. En los casos leves y moderados, el ejercicio físico resulta muy útil. En los casos más graves, a veces hace falta ingresar al paciente en el hospital.

Existe una tendencia a utilizar el término “depresión” como un equivalente a la tristeza, y más en concreto a la tristeza normal, a la tristeza como emoción que nos acompaña en diferentes momentos de la vida igual que lo hace la alegría, el enfado o el miedo. Esta tristeza no forma parte de la depresión. En la depresión el paciente siente una tristeza diferente a la que se experimenta cuando, por ejemplo, se pierde a un ser querido o te separas de tu pareja. Es la llamada una tristeza “patológica”. Otros síntomas de este trastorno mental son pérdida de ilusión por las cosas que anteriormente ilusionaban, pérdida de interés por las cosas que anteriormente interesaban y pérdida de la capacidad para disfrutar con las cosas con las que antes se disfrutaba.

¿QUÉ SÍNTOMAS TIENE LA DEPRESIÓN?

Según el DSM-5, el manual de los trastornos psicológicos más utilizado, la depresión se caracteríza por cinco o más de los síntomas que se detallan a continuación.

Estos síntomas de la depresión han estado presentes durante mínimo dos semanas.

Por lo menos, uno de los síntomas es un estado de ánimo deprimido o la pérdida de interés o de placer.

  • Estado de ánimo deprimido la mayor parte del día. Intensa tristeza o sentimientos de desesperanza ante el futuro.
  • Disminución importante del interés o del placer por todas o casi todas las cosas la mayor parte del día. Falta de motivación. Pérdida de la capacidad de disfrute. Apatía y desgana.
  • Pérdida o aumento de peso (sin dieta) o disminución o aumento del apetito.
  • Insomnio o hipersomnia (dormir demasiado).
  • Agitación o retraso psicomotor. Estar moviéndose demasiado o muy poco.
  • Fatiga o pérdida de energía.
  • Sentimiento de inutilidad o culpabilidad excesiva o inapropiada.
  • Disminución de la capacidad para pensar, concentrarse o tomar decisiones.
  • Pensamientos recurrentes sobre la muerte (no solo miedo a morir), ideas suicidad o intentos de suicidio.

¿Quieres hacerte a ti mismo un test para saber si tienes depresión? Haz click aquí.

¿CÓMO SE SUPERA LA DEPRESIÓN?

El primer objetivo suele enfocarse en el autocuidado, fomentando un adecuado descanso, ejercicio físico y alimentación. A veces cuando uno está deprimido empieza a alejarse de aquellas pequeñas cosas que le hacen feliz, o bien pierde la capacidad de apreciarlo y disfrutarlo, llegando a dejar de lado las tareas más cotidianas como disfrutar de una cena o tomar una cerveza con amigos. Por eso será bueno tratar de movilizarte, asumiendo pequeños retos que traigan de nuevo a tu vida incentivos y motivos de alegría. También se tratan otras áreas de tu vida, como tus relaciones sociales y familiares, o tus actividades laborales, tratando de hacerlas motivadoras para ti, sin olvidar las áreas que se identifiquen como foco del problema. Probaremos diferentes técnicas para lograr reconectar con la ilusión de vivir y establecer proyectos de futuro.

Hay diferentes formas de terapia para superar la depresión, y en general, son eficaces. Todas las personas con depresión necesitan tratamiento, que debe tener como resultado la disminución de los síntomas, la educación en el manejo de sus vidas, el aumento de la autoestima, el infundir aliento y asegurar que el paciente sigue de forma continuadad con la terapia.

Es importante actuar pronto, porque entre las personas con depresión grave existe riesgo de suicidio.

Siguiendo el modelo de terapia cognitivo-conductual, el objetivo del tratamiento es ayudar al paciente a modificar sus maneras de pensar e interpretar las situaciones de la vida, sobre sí mismo y sobre el futuro.

Las técnicas basadas en la investigación científica que utilizaremos para que superes tu depresión incluyen:

  • Técnicas de relajación: respiración consciente y relajación muscular.
  • Técnicas de activación conductual: inicio y mantenimiento del hábito de realizar ejercicio físico regular.
  • Programa de actividades placenteras. Retoma de los hábitos que antes proporcionaban placer.
  • Terapia cognitiva. Detección y modificación de pensamientos automáticos negativos. Distorsiones del pensamiento. Aumento de los pensamientos positivos y optimistas.
  • Mejora de la calidad del sueño. Tratamiento del insomnio.
  • Técnica de resolución de problemas. definir el problema, buscar opciones, valorarlas, decidir cuál llevar a cabo, aplicarla y revisar los resultados.
  • Entrenamiento en habilidades sociales. Asertividad. Mejora de las habilidades comunicativas.
  • Entrenamiento en autoestima.
  • Mejora en la gestión del estrés y la ansiedad.
  • Reorganización de las actividades de la vida cotidiana, rutinas y horarios.
  • Terapia de pareja o terapia familiar, en caso necesario, ya que el trastorno suele afectar a las relaciones personales.

¿QUÉ CAUSA LA DEPRESIÓN?

Hay varias causas posibles de depresión. Pueden variar desde biológicos hasta debidos al ambiente (situaciones, eventos, personas,…).

Las causas más comunes incluyen:

  • La historia familiar. Tienes un mayor riesgo de desarrollar depresión si tienes antecedentes familiares de depresión u otro trastorno del estado de ánimo.
  • Un trauma de la infancia. Algunos acontecimientos afectan la forma en que tu cuerpo reacciona al miedo y a las situaciones estresantes.
  • La estructura cerebral. Existe un mayor riesgo de depresión si el lóbulo frontal de tu cerebro está menos activo. Sin embargo, los científicos no sabemos si esto sucede antes o después del inicio de los síntomas depresivos.
  • Condiciones médicas. Ciertas afecciones pueden ponerte en mayor riesgo, como enfermedades crónicas , insomnio, dolor crónico o trastorno por déficit de atención con hiperactividad.
  • El consumo de drogas. Aproximadamente el 20 por ciento de las personas que tienen un problema de uso de sustancias también experimentan depresión.

Además de estas causas, otros factores de riesgo de depresión son:

  • La baja autoestima.
  • Elevada autocrítica.
  • Un historial personal de enfermedad mental.
  • Ciertos medicamentos.
  • Acontecimientos estresantes, como la pérdida de un ser querido, problemas económicos o un divorcio,

Sin embargo, en muchos casos, los psicólogos y psiquiatras no podemos determinar qué está causando la depresión.

¿QUÉ FACTORES CONTRIBUYEN A LA DEPRESIÓN?

Existe un amplio grupo de factores de riesgo. Se trata de factores personales, cognitivos, sociales, familiares y genéticos, cuya presencia puede aumentar el riesgo de padecer una depresión. No obstante, se desconoce el peso de cada uno de ellos en relación a las circunstancias y al momento de la vida en que se desarrollan.

Los más significativos son los antecedentes personales y/o familiares de depresión, los factores genéticos, los problemas económicos, los acontecimientos vitales adversos (como pérdida de empleo, soledad y divorcio), el abuso de sustancias (alcohol, drogas o psicofármacos), una historia de abusos sexuales, las enfermedades crónicas que causan dolor y/o discapacidad y haber dado a luz recientemente.

El factor más importante que afecta a la probabilidad de sufrir depresión es el genético.

Otros factores, como aspectos hormonales, pueden favorecer determinados tipos de depresión. También la intensidad y cantidad de luz natural se relaciona con la depresión.

A veces, encontramos lo que llamamos desencadenantes. Son factores vitales que pueden poner en marcha el proceso biológico que provoca la depresión. No obstante, aunque finalice ese desencadenante, el cuadro depresivo sigue sin variar a menos que reciba un tratamiento adecuado. Estos desencadenantes se denominan “gatillos” y con frecuencia son son ni siquiera factores traumáticos sino eventos vitales relativamente poco estresantes, como mudanzas, reformas o intervenciones quirúrgicas.

Tu cambio empieza hoy

Abrir chat
1
Hola, ¿hablamos?
¡Hola! Soy Julio García, psicólogo en Valencia, ¿puedo ayudarte?